Del Verano las Promesas

Dejarte el reloj olvidado en una gaveta,
ir con los amigos a conquistar el planeta
y quedarte a mitad del camino en una caleta
donde resulta que el tiempo se congela;
y descubres que en la vida sólo hay una regla:
vivir la vida como esa gaviota que vuela
persiguiendo por el mundo a las mareas.

Y de repente estamos subido en ella
y nos susurra que la distancia no es un problema,
que va a llevarnos a esa tierra secreta
hecha del rumor de la mar y de la arena
¡qué mejor edén que una isla desierta!

Tus labios son de salitre, los míos saben a cerveza.
Mi piel envidia del lagarto, la tuya escamas de sirena.
Mis dedos se deslizan por las curvas de tu belleza.
Y siento que no hay más en el mundo que merezca la pena,
que podría alimentarme por siempre de tu mirada traviesa.

¡Y a pesar de todo mi alma aún no se encuentra llena!
Sabe que pronto llegará un septiembre que todo lo desvanezca
y convierta nuestros besos en recuerdos de aquél verano las promesas

11327835_902869049770958_133360579_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s