En tus labios

Tenías veinte años y la felicidad en tus labios;
y dejaste que él te la arrebatara gustosa,
pensando que no sería como los demás,
que quizás la compartiría un poco contigo,
que no se iría una vez obtenido el trofeo.

Tienes veinte años y la sonrisa no ilumina tus labios.
Se ha marchitado entre los besos de ese otromujer-de-lempicka
que cuando ve una rosa sólo piensa en no clavarse las espinas,
sin detenerse, por un segundo, en contemplar la flor hermosa.

Flor que ha tratado de ocultar su belleza entre lágrimas,
y que no, no es por desamor la razón por la que brotan,
-los dos sabemos que ese ladrón no se merece ni una gota-
su afluente es la nostalgia de tiempos pasados:
dos niños que se besaron con la inocencia en los labios.
Es el sabor de ese beso lo que te estremece por dentro.

Tendrás veinte años y sabrás que en tus labios,
jamás,
volverá a habitar ese amor tan puro
que probaste en el primero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s