¡Irme, Dios mío, irme!

Quien no quiera huir es que no merece vivir. Sin más. Que huir es de cobardes fue algo que se inventó algún cobarde sin el valor suficiente para huir. Es así. Porque huir no es fácil. Huir es dejar atrás todo lo que tienes, todo lo que eres. Empezar de cero y comenzar a reconstruir toda la tu vida de nuevo. “Salir de la zona de confort”. Y para eso hay que echarle muchos huevos, hazme caso -aunque supongo que tú ya te haces una idea-.

¿Pero quién no se siente tentado a hacerlo? A parte de un cobarde, claro. ¿Quién no quiere tener la oportunidad de olvidar lo que ha sido y nacer otra vez de nuevo?

Si sólo tenemos una oportunidad para vivir ¿por qué ser tan estúpidos de vivir una sola vida? ¿Por qué no disfrutar de mil de ellas? Viajar por el mundo, ser un loco, un fiestero, un filósofo, un vagabundo y un señor. Mentir, joder, mentir como si no hubiera mañana para no arrepentirte de que no exista ese mañana.

Pero más importante que huir es recordar, porque sin memoria muy pronto olvidaremos por qué dejamos todo atrás y la tentación nos hará vacilar. Quizás no merece la pena seguir adelante. Tal vez sería mejor bajar una marcha y comenzar a disfrutar de las pequeñas cosas ¡Jamás! Escúchame: ¡Jamás! Eso es otra mentira de cobardes. Si quieres vivir tienes que ser ambicioso, tienes que disfrutar a lo grande, comer más de lo que puedes tragar para no tener que arrepentirte jamás de aquello que pudiste probar y sobre lo que no te atreviste a abalanzarte. Cuando se te pasa por la cabeza la idea de parar piensa en todas las experiencias que te quedan por disfrutar.

Y cuando por fin tu cuerpo no pueda más, cuando cada centímetro de tu piel sea un sufrimiento continuo, cuando el ansia por vivir te impida dormir, cuando la falta de sueño te produzca delirios, cuando en tus delirios seas incapaz de hacerte una idea de todo lo que has vivido, cuando las historias que le cuentes a los desconocidos produzcan murmullos de asombro y de “este tío está loco”, entonces, sólo entonces, vuelve a tu hogar y muéstrale a todos aquellos que un día te llamaron cobarde cómo es el aspecto de un verdadero valiente.

On-the-Road_Neil-Krug_2

“La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas” En el Camino – Jack Kerouac

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s