El Paraíso Está en tu Boca

Es tu boca.
el verdadero Edén se encuentra en tu boca.
No en el cielo, ni en la tierra
ni en la felicidad ni en la tristeza
-a quién le importan los sentimientos
en un paraíso ajeno al sufrimiento-.

Dejadme, por favor, saborear sus mieles
abridme, oh ángeles carmesíes,
las puertas del paraíso
quiero probar el fruto prohibido…

labios-en-blanco-y-negro

No soy yo, te lo juro en el nombre de Dios,
que es tu lengua la que me hace no ser yo mismo,
la que se encadena en torno mi cuello
y con susurros me envenena el pensamiento,
incitándome a cometer el sacrilegio:
el pecado al que Adán no se atrevió en su momento.

Y quiero hacerlo, quiero cometerlo.
Si hace falta irme al mismísimo infierno.
Pero que sea con un beso de tus labios,
y yo mismo me pondré a la vera del Diablo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s