…Y haré una preciosa diadema

Pasearé respirando el invernal hedor de la calzada.
Visitaré todos los bares de la avenida.
Pensaré en ti, supongo, en todo momento
y amordazaré mi pensamiento con los restos
de, quién sabe, quizá una botella
o esa botella y unos labios cualquiera.
Y en vez de su bonito rostro
imaginaré una sombra con los rasgos de tu cara.

Haré un drama de cualquier problema
y te escribiré mil y un poemas
con una sola temática y las mismas palabras
comentando las cosas que te gustan,
describiendo tu versión idealizada,
y según los acabe los arrugaré con rabia
y los lanzaré a la misma papelera
en donde merecería estar tu alma.

Y tal vez un día, si tengo suerte y ganas,
cogeré los restos de todos esos poemas,
les limpiaré la basura que los mancha
y haré una preciosa diadema
que colgaré en la estantería sobre mi cama.

Y esperaré, paciente, a que vengas a reclamarla.
Y dejaré de ver tu sombra en cualquier parte.
Y no escribiré más poemas ni haré más dramas.
Y con el tiempo el polvo olvidará aquellos bares.
Y saldré a pasear un día por el aroma del verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s