Ahora solo callo

«Canta, me dices. Y yo canto
¿Cómo callar? Mi boca es tuya»
José Hierro

Bésame, me pides. Y yo te beso.
¿Cómo parar? Mi boca es tuya,
yo te la di ¿No te acuerdas?
Con ella te entregué lo que era
(lo que soy, lo que seré),
te di mi alma y pensamiento,
mi palabra, mi sonrisa,
mis recuerdos y mis sueños.
Te di todo (y ahora callo);
ahora solo callo y te beso.

Sigue leyendo

Anuncios

Límites

« -¿Qué eres entonces?
-Definir es limitar.»
Oscar Wilde

Si escribir poesía es materializar el sentimiento
entonces algunos poemas deberían permanecer
siempre en un perpetuo, bendito, silencio.

Y es que si escribir, como definir, es limitar
¿cómo concretar lo que en verdad no se puede
apenas perfilar con las palabras?

Sigue leyendo

Dime cómo se llama…

Paseando por la Gran Vía
una madrileña me miró a la cara,
y con sus tizones ojos de niña
me preguntó por qué lloraba.

–las lágrimas que me brotan del alma
nacen porque muy lejos me espera
la mujer que a mí me ama.
Sus besos, ardientes como la arena,
me vienen en sueños cada mañana,
y sus manos, suaves como la seda,
esconden el ardor más puro de la lava. Sigue leyendo

Queda

Queda
tu aroma prendido en el aire;
la sombra de una cama deshecha;
un camino sinuoso de sábanas
ocultando la vergüenza de un colchón
donde segundos antes respiraba una silueta.

Queda
un cigarro a medio apagar;
carmín brumoso en la colilla;
un espectro de amarillentas cortinas;
el rumor amargo de la Bialetti;
y treinta almas apiladas con títulos de libros.

Sigue leyendo

Manual de Poesía Para Triunfar en el S. XXI

Dicen por Madrid que hoy en día es fácil ser poeta.
Tan solo necesitas ser joven sobrecualificado;
estar, obvio, en la más absoluta miseria;
y vivir en un barrio hipster de la capital
(O de Barcelona, no se preocupen, que también nos vale).

De la rima podemos, sin problema alguno, prescindir,
que de academias estamos más bien hartos
¡y qué decir de la estructura!
no querrán que también seamos del verso arquitectos.
Ya se sujetará por ella misma
y si se cae…
si se cae pues lo llamaremos arte.
(O decir que es obra de Calatrava, que también nos vale).

Liberados, pues, de lo innecesario,
nos queda lo importante, véase:
las palabras.
Pero no se piensen que utilizaremos diccionarios,
pues el mensaje debe ser conciso, sencillo y claro,
porque la poesía debe ser para todo el mundo
y con palabros de esos la gente no pilla el mensaje.
Tampoco debe tratar JAMÁS de temas sociales,
que unos buenos versos deben ser alimento del alma
y no de largos, aburridos y estériles debates.
Ahora bien, si no nos queda más remedio,
ya sea porque estamos de la situación hartos
o porque deseamos parecer unos poetas cultivados,
añadiremos a la reivindicación unos acordes de guitarra
(y entonces seremos poetas cantaautores, que también nos vale).

Por último, si queremos de verdad triunfar,
cuando hablemos de amor tenemos que decir mucho “follar”,
porque suena desgarrador, porque suena violento,
porque es necesario despreciar al mismo tiempo que enamoras.
Y es que el amor hoy en día ya está pasado de moda;
como mucho, si hay suerte, lo disfrutas por unas horas
y encuentras el siguiente en (por seguir la rima) una máquina expendedora
(o lo pides personalizado por Amazon, que también nos vale).

A estas alturas ya más de uno se preguntará
que quién carajo me creo para escribir todo esto;
que si soy youtuber, o tuitstar o instagrammer,
porque hoy en día si no eres influencer
no eres, por así decirlo, nadie.
Soy,  entonces, un Don nadie, un chico de provincias,
solo un estudiante cansado de consejos y academias,
sin followers que no son sus amigos ni poesías con prestigio,
que tiene poco dinero y unas latas de cerveza de más en la cabeza
(aunque aún me queda alguna, por suerte, en la nevera),
y que está harto de escuchar a poetas sin rima ni gracia
cuál el secreto en la literatura para llegar a lo más alto
(que ellos, por cierto, parece que nunca aplicaron).
Y es por eso por lo que doy también consejos,
para que conste que, si quiero, puedo;
y así cuando se me escape el éxito en la vida,
el trabajo y, ¡Dios! espero que no, en las mujeres,
tenga una biografía que esté a la altura
del clásico poeta incomprendido pero fantástico,
(o quizá vivir de la literatura , que también nos vale).

#elclubdelospoetasvivos
Concurso de Poesía de Zenda e Iberdrola de 2017