Queda

Queda
tu aroma prendido en el aire;
la sombra de una cama deshecha;
un camino sinuoso de sábanas
ocultando la vergüenza de un colchón
donde segundos antes respiraba una silueta.

Queda
un cigarro a medio apagar;
carmín brumoso en la colilla;
un espectro de amarillentas cortinas;
el rumor amargo de la Bialetti;
y treinta almas apiladas con títulos de libros.

Sigue leyendo

Anuncios

Caliente, Amargo, Fuerte y Escaso

Me dijeron una vez que la manera en que la que a uno le gusta tomar el café es como los culos, cada uno tiene el suyo; sin embargo, diría que esto es falso o, mejor dicho, no es del todo fiel a la realidad. Más bien debería decirse que el café es como los equipos de fútbol, cada uno tiene el suyo y además odia el de los demás.

«Se cambia más fácilmente de religión que de café»

Georges Courteline

Sigue leyendo