Mensaje desde la Luna

¿Qué es lo que quiero, lo que quieres?
No lo sé, no lo sabes.
Quizás no importe, tal vez lo sea todo,
pero se acerca el final y seguimos sin saberlo.

Y tú con tu sonrisa tan “me da igual todo”.
Que se haya acabado, por ejemplo,
eso no te importa demasiado.
También es cierto, nunca te preocupó un carajo.
Aunque a mí tampoco, se me veía en la mirada.

Y ahora se ha acabado.
Quizás por no saber lo que queríamos.
O tal vez eso sea lo de menos.
Sea como sea se ha terminado.

Y tú y yo tan felices.
El mundo en llamas
y tú con tu sonrisa,
y yo con mi mirada.

Y todavía seguimos juntos
haciendo el retrasado:
Bebiendo, follando,
Lo típico vamos.

Y es que aquí, en la Luna,
nos llega muy mal la cobertura
y aún no nos hemos enterado
que la vida se ha extinguido,
que lo nuestro se ha acabado,
que tarde o temprano se terminará el vino
y no podremos evadirnos
pero mientras tanto…

Caliente, Amargo, Fuerte y Escaso

Me dijeron una vez que la manera en que la que a uno le gusta tomar el café es como los culos, cada uno tiene el suyo; sin embargo, diría que esto es falso o, mejor dicho, no es del todo fiel a la realidad. Más bien debería decirse que el café es como los equipos de fútbol, cada uno tiene el suyo y además odia el de los demás.

«Se cambia más fácilmente de religión que de café»

Georges Courteline

Sigue leyendo