Dime cómo se llama…

Paseando por la Gran Vía
una madrileña me miró a la cara,
y con sus tizones ojos de niña
me preguntó por qué lloraba.

–las lágrimas que me brotan del alma
nacen porque muy lejos me espera
la mujer que a mí me ama.
Sus besos, ardientes como la arena,
me vienen en sueños cada mañana,
y sus manos, suaves como la seda,
esconden el ardor más puro de la lava. Sigue leyendo

Anuncios

Dime Tú

Dime tú si las piernas no te tiemblan cuando llega la noche del viernes
mientras caminas con ellos, los amigos, los de siempre, los verdaderos
rumbo al paraíso, o Santa Cruz, como lo llamamos los chicharreros.

Dime tú si no se te corta la respiración cuando ves a tanta gente,
a todo un pueblo, disfrazando por un rato sus penas en alegrías,
demostrando que el mejor disfraz son dos coloretes y una sonrisa.

Sigue leyendo