Definición de Amor. Segunda Acepción

Ahora solo quiero por un instante apartar
el amor que nace y se agota en un disparo de alcohol
el que idílico nace y crece en el cine y corazones
y ensalzar aquel que se daña con el tiempo
que sufre los embates de la vida los celos
los intereses contrapuestos el egoísmo el desinterés
y una cama cada vez más fría pero nunca vacía.

Un amor que se apaga un poco cada día Sigue leyendo

Anuncios

Réquiem por un Amor que nunca fue

Vi cómo te ibas por la puerta sin haber entrado nunca
te grité en mi cabeza e hiciste oídos sordos a mis ruegos
y quedé indefenso y solo en la cama que jamás visitaste
y recordé los besos que no me diste aquel febrero
y los abrazos felices por habernos encontrado.

Reviví la primera vez que no nos acostamos
el contacto y los escalofríos que nunca sentimos
cuando en medio de la nada no nos acariciamos
las broncas que no tuvimos por estupideces
el amor apasionado que cada noche no nos juramos
y las locuras que no cometimos por querernos demasiado. Sigue leyendo

Ahora solo callo

«Canta, me dices. Y yo canto
¿Cómo callar? Mi boca es tuya»
José Hierro

Bésame, me pides. Y yo te beso.
¿Cómo parar? Mi boca es tuya,
yo te la di ¿No te acuerdas?
Con ella te entregué lo que era
(lo que soy, lo que seré),
te di mi alma y pensamiento,
mi palabra, mi sonrisa,
mis recuerdos y mis sueños.
Te di todo (y ahora callo);
ahora solo callo y te beso.

Sigue leyendo

Esperando el tren

La duda me asalta, no me engaño
La duda me asalta y ya no hay tiempo
Se acerca el tren
La luz me ciega
         Y no sé
         Y no sé
Si debiera apartarme
O tan solo cerrar los ojos.
Pero la luz penetra hasta mi mente
La luz penetra y la duda me traspasa
No sé qué quiero
No sé si (te) quiero
Que la serpiente carmesí
habitante entre las grutas de tus labios
Penetre también hasta mi garganta
Eche raíces en mi pecho
         Se nutra con mi sangre
         Se alimente de mi cuerpo
Y engorde... y engorde... Y engorde
Y estalle (¿por qué no?)
Que reviente mis costillas
Y florezca en mi pecho 
Un nido de culebras. Compuesto
con las astillas
                                          De mis huesos
Sí un nido de indiferencia
                                          O sufrimiento
Y entre mis restos deposite al fin sus huevos.

Y que sepas que no dudo
Porque pueda dolerme todo esto
El dolor es lo de menos
(El dolor por amor es abono del poeta)
Dudo 
          El tren ya llega
Porque sé que te irás un día de estos 
(Te subirás al mismo tren que)
Y me dejarás solo de nuevo
Igual que antes igual que
Siempre
Solo yo
Solo yo
             Perdón
y mis culebras. Único recuerdo
De que un día me quisiste
O eso quise yo creerme
Eso creí yo
Eso me mienten las culebras.

Recuerda

Mar que en nuestra isla nos encierra
con su verja de salitre, callao y arena.
Mar que nos marca el fin de la tierra
y con su vahaje nos susurra
que en el fin de la tierra está
el principio de los sueños.
Mar que copula con el cielo
y su espuma son luceros
y las estrellas de la espuma el reflejo.
Mar que copula con el cielo
quién es ser, quién espejo;
los dos son muros,
los dos son deseos de vivir
más allá de la vida de nuestro cuerpo.
Mar que nos arrulla y apuñala,
borra nuestras huellas de la arena
y en su horizonte nos hace eternos. Sigue leyendo

Si las miradas hablaran

¡Ah! Si tus miradas hablaran
y me dijeran lo que tus labios callan.
Eso que te explota por dentro,
que se eleva y que te mata,
y que tratas de ocultar
entre el poso de tus entrañas.
Pero a mí tú no me engañas
porque lo que tu lengua no habla
me lo dicen tus pupilas dilatadas.
Sí, ellas me gritan, me susurran,
lloran y suplican.

Y a pesar de tanto ruego
tus labios no dicen nada.

Sigue leyendo