Momentos

Un año entero para hacer realidad nuestros sueños.
El rastro de fantasía y purpurina nos marca el camino.
En la Plaza Weyler nostalgias y recuerdos.
La primera en el Orchila y luego pabajo.
Calle el Castillo, la ruta al paraíso.
Por cuatro gotas aquí no nos espantamos.
Entre pitos y coloretes suena un pasacalles.
Viudas en cada esquina llorando por el chicharro.
¡Caperucita, qué barba más frondosa tienes!
Por San José ya no queda nada de los disfraces.
Cada kiosco inventa su propio universo.
Llegar a la plaza Candelaria el desafío del valiente.
La Noria el templo del murguero.
Las carrozas en Anaga que retrasan lo inminente.
El cielo que sorprende de papagayo
“Niña, no te vayas sin antes darme un beso”
Churros del Mercado, bocadillo La Garriga.
En el kiosco Numancia la última y pa casa.

Un año entero y aquí estamos de nuevo.
no sirven las palabras, ni los versos,
la razón de ser de los chicharreros
solo se puede describir con momentos.

La Profecía chicharrera

Se dice en Tenerife que por Enero
el Alisio siempre vuelve a casa,
y que cuando desciende por las cumbres de Anaga
susurra una profecía a oídos de los chicharreros:
En febrero, será en febrero cuando mueran las penas.
El pueblo debe prepararse para la buena nueva;
Debe vestirse con sus ropas de gala
Y de mil colores la carita pintada Sigue leyendo

Dime Tú

Dime tú si las piernas no te tiemblan cuando llega la noche del viernes
mientras caminas con ellos, los amigos, los de siempre, los verdaderos
rumbo al paraíso, o Santa Cruz, como lo llamamos los chicharreros.

Dime tú si no se te corta la respiración cuando ves a tanta gente,
a todo un pueblo, disfrazando por un rato sus penas en alegrías,
demostrando que el mejor disfraz son dos coloretes y una sonrisa.

Sigue leyendo